martes, 15 de marzo de 2011

2º Homenaje a la cuchara en la Venta Melchor de El Colorao, Conil (Cádiz). Por Daniel Serrano, Corresponsal en la zona sur

Venta Melchor
El otro día, mis colegas Alberto y Pedro me comentaron el evento gastronómico al que hace referencia el título del artículo y, aunque estábamos a final de mes, reservamos para el día 28 de febrero. Fuimos en coche desde Cádiz, trayecto que se hace en menos de 45 minutos.

La Venta Melchor es un magnífico restaurante que no se encuentra en un lugar idílico con vistas al mar, sino en medio de la carretera que va a Conil, pero una vez dentro se está tan a gusto.

Llegamos a las 13:30 y nos dijeron que hasta las 14:00 no empezaba el sarao, así que aprovechamos esa media horita para comprar verduras  y legumbres autóctonas en los puestos de los alrededores, ya que tienen fama de ser las mejores de la provincia.

De nuevo en el restaurante, nos recibió Juan Carlos (el dueño) y enseguida empezó el “homenaje” (42 euros, todo incluido) que detallo a continuación:

·         Empezamos con  un vermout que realiza artesanalmente la bodega del Sanatorio de Chiclana, con unas tostaditas de morcilla y longaniza y unos chicharrones de Conil.
·         Primer ataque:
-          Piriñaca de sardinas arenques con cebolletas frescas de Conil.
-          Habichuelas verdes y coliflores aliñás.
-          Aliños de ajo de calabaza.
-          Telera, boba y picos bastones del Colorado.
Acompañamos con vino rosado Manuel Aragón (El Sanatorio de Chiclana).
·         Segundo ataque:

Alcauciles romanos con chícharos y habas

Garbanzos con chocos
 
-          Gazpacho caliente con cachuelas de pollo (también se hace con conejo de monte).
-          Garbanzos con chocos de trasmallo guisados al estilo de menudo.
Acompañamos con vino fino Granero (El Sanatorio de Chiclana).
-          Alcauciles romanos con chícharos y habas
-          Cazón de Conil con chícharos y sus papas en amarillo.
Acompañamos con vino blanco Sauvignon Blanc (El Sanatorio de Chiclana).
·         Tercer ataque:
-          Berza de habichuelas verdes, chicharitos y calabaza (mejor plato de la Primera Muestra de Berzas de la provincia de Cádiz).
-          Berza de coles, habichuelas y garbanzos de Naveros.
Acompañamos con el tinto ecológico de las bodegas Manuel Aragón diseñado por el enólogo Chano Aragón.
·         Rendición a los postres:
-          Habichuelas con castañas, el postre de los tiesos.
-          Arroz con leche con el puntito de Petri Benitez.
Acompañamos con moscatel viejísimo reserva familiar de El Sanatorio.

En cuanto a los vinos, el vermout artesanal del principio es, simplemente, espectacular. El resto de vinos nos gustaron bastante, salvo el tinto ecológico. Este último vino, según nos explicaron, no se fermenta en barricas de madera sino de metal, por lo que parece un poco peleón. El resto de vinos entraban tan bien que a la media hora llevábamos un pedete considerable.

En lo que se refiere a la comida, buena presentación y raciones adecuadas para la cantidad de platos que incluía el menú, casi todo en pequeñas cazuelas. Todo estaba muy bueno, y parecía que cada plato superaba al anterior, pero quizás lo mejor fue el “segundo ataque” con el gazpacho caliente y los garbanzos con chocos a la cabeza (especialidad de la región).

Juan Carlos (el dueño) viendo que llevábamos un buen ritmo, nos ofreció de parte de la casa una cazuela de huevos con chistorra, que mis dos amigos aceptaron. Al compañero Alberto este plato le sobró, se empachó tanto que cuando acabamos de comer nos tuvimos que dar un paseo para que se le pasara el mal cuerpo. Hay que reconocer que también nos vino bien al resto para despejarnos un poco después de tanto vinillo.

El trato tanto del dueño como del resto del personal fue inmejorable. Durante la comida, Juan Carlos nos dio toda clase de explicaciones sobre los vinos y los diferentes platos del menú, que a veces, entre el puntillo y las tecnicidades, no entendíamos muy bien.

En resumen, nos pegamos un buen homenaje y seguro que repetimos, así que si alguien quiere probar la cocina gaditana y está cerca de Conil ya sabe dónde parar. ¡Ah! y si os pasáis un poco con el vino, no hay problema, enfrente hay un parque para echar un coscorrón.



El corresponsal, a la derecha, con sus avezados acompañantes
 


Fdo. Daniel Serrano
Corresponsal de eltercerpecado.es en la zona zur