domingo, 13 de febrero de 2011

Roma (I). Osteria Luciano y Minestrone

Unos días antes de comenzar este blog, mi mujer y yo nos hicimos un viaje a Roma. Ya habíamos estado hace diez años y medio: un viaje en nuestro coche, recién estrenado, desde Madrid a Florencia, Roma y Venecia, y con pocas perras.

El planteamiento para este nuevo viaje era claro, disfrutar de la ciudad. Ya no teníamos que aguantar largas colas para entrar a ver el Coliseo o los Museos Vaticanos, nuestro objetivo sería pasear por la ciudad, rebuscar lugares fuera de los circuitos habituales, y sobre todo, disfrutar de la gastronomía romana y de la italiana por extensión.

Y así fue, cuatro días de inmersión romana, con paseo en moto a lo Vacaciones en Roma incluido, y comiendo a la romana. A la romana en el fondo y en la forma, porque es destacable la forma de comer de los romanos: de primero un buen plato de pasta, después el segundo plato de carne o pescado (más lo primero que lo segundo), sus contornis entremedias (una suerte de guarniciones para compartir), su postre y, cómo no, el café (que envidia de café, en cualquier tugurio está bueno, todo lo contrario que en Madrid).

En esta primera entrega os voy a hablar de un de los platos estrella de la cocina italiana, la Ministrone,  que pudimos degustar en la Osteria Luciano.  Este pequeño restaurante, situado muy cerca de la estación Termini, en la Via Giovanni Amendola 73, es un típico restaurante romano en el que puedes comer un menú con gran variedad de platos romanos y del Lacio a un precio muy razonable,  11,50€ incluyendo pan y una frasca de vino de la casa (en toda Roma es un buena opción, el vino de la casa suele ser bueno), y con un horario muy amplio.

Minestrone:

Esta sopa espesa, casi un potaje, es un imprescindible de la cocina italiana que cualquier amante de la cuchara no se puede perder cuando visite Italia. Es un  plato con innumerables versiones regionales, pero con varios elementos fijos: pasta, col, tomate y parmesano. En la mayoría de los casos se añade beicon o pancenta y alubias y siempre una gran cantidad de hortalizas a voluntad y en función de la temporada (zanahoria, apio, cebolla, patata, brócoli, puerro, apionabo, espárragos…).

Como ejemplo os propongo esta receta, probarla y luego a personalizar.

Ingredientes:
1 cebolla
1 puerro
1 penca de apio
1 zanahoria
2 lonchas gruesas de beicon
¼ repollo rizado
1 patata pequeña
20 g de alubias
3 cucharadas de tomate triturado
1,5 l de caldo de pollo
25 g de pasta seca
Parmesano rallado
Perejil
Aceite de oliva

1.- En una cazuela rehogar las verduras (excepto el repollo y la patata) y el beicon cortado en tiras a fuego suave. Cuando comiencen a estar tiernas agregamos el repollo, la patata, las alubias y el tomate.
2.- Salpimentar y cocina a fuego lento 10 minutos removiendo de vez en cuando. Añadir el caldo y llevar a ebullición.
3.- Añadir la pasta y dejar cociendo en tiempo que indique la pasta. Al servir añadir el perejil picado y el parmesano rallado.