viernes, 18 de febrero de 2011

Termómetro para carne

Termómetro Fantast (Ikea)
A la hora de preparar cualquier carne asada nos encontramos con un dilema: ¿cuanto tiempo debo tener la carne en horno?.

Aunque acudas a recetas el peso de la pieza indicada pocas veces es el mismo que la nuestra. Afortunadamente (como diría un teletienda) tenemos la solución: un termómetro para carne.

Hasta hace un par de meses teníamos uno pero no se podía dejar metido en el horno, ya que contenía parte no resistentes al calor. Así que cada vez que querías comprobar la temperatura tenías que abrir el horno e introducirlo, con la consecuente bajada de temperatura. Pero en una reciente visita a Ikea descubrimos la solución: el termómetro Fantast (7,99€). Es un termómetro con un cable que permite dejar la sonda en la pieza y conectarlo al termómetro en el exterior, y que podemos fijar a la consola del horno mediante un imán.

Así, cuando la pieza alcance el exterior la temperatura deseada saltará la alarma.

¿Y cual debe ser esa temperatura? Yo utilizo las siguientes:

Para el vacuno y el cordero, la temperatura interna de la carne poco hecha debe ser de 60ºC; para la carne al punto 70ºC, y para la muy hecha de 80ºC. En el caso del cerdo la carne al punto debe estar a 75-80ºC, y la muy hecha a 80-85ºC.

Importante: La sonda del termómetro debemos introducirla en la parte más carnosa y alejada del hueso de la pieza de carne, en caso contrario obtendremos lecturas falsas (más altas al tener el hueso mayor conductividad térmica).


Solo hemos encontrado una pega: No tiene interruptor, así que cuando dejemos de usarlo habrá que poner un papelillo en el contacto de la pila o quitarla.

Y como colofón, queremos dedicar esta entrada a dos parejas amigas (Joserra y Pili, y Chemi y Clara): ya sabéis, para hacer el roastbeef o el chuletón usar este termómetro que es muy apañado.