jueves, 24 de febrero de 2011

Bolsas para cocinar al vapor en microondas

Las bosas para cocinar al vapor en microondas las descubrimos hace relativamente poco tiempo. Fue un descubrimiento casual en el Supermercado Hiber cuando estaba buscando papel de horno.

Concretamente las que usamos son las "Bolsas Cocina Vapor Microondas" de Albal.

Gracias a ellas podemos combinar las ventajas de la cocina al vapor con las ventajas del microondas.

Aunque el vapor es menos denso que el agua líquida y establece menos contactos con los alimentos, compensa esta pérdida de eficiencia con una ganancia de energía. Se necesita una gran cantidad de energía para transformar el agua líuida en gas; a la inversa, el agua gaseosa (el vapor) libera esa misma cantidad de energía cuando se condensa sobre un objeto más frío. Así pues, las moléculas de vapor no solo transmiten a la comida la energía de evaporación sino que también transmiten su energía de evaporación. Esto significa que la cocción al vapor es especialemente rápida para llevas la superficie del alimento al punto de ebullición, y mantenerla eficamentre en ese punto. Al no someter a los alimentos a una cocción en un líquido conseguimos mantener las vitaminas hidrosolubles y los minerales.

Por otro lado la tenemos la principal ventaja de cocinar con microondas: la rapidez. Las microondas pueden penetrar en los alimentos hasta una profundidad de 2,5 cm mientras que la energía infrarroja se absorbe casi toda en la superficie. Como la radiación térmica solo puede llegar al centro de los alimentos mediante el lento proceso de conducción, la utilización del microondas es mucho eficiente en el uso de la energía, a lo que hay que unir que el microondas solo calienta los alimentos, no el aire.

El uso de la bolsas para cocinar al vapor minimiza uno de los principales inconvenientes de cocinar con microondas, la pérdida de fluidos.


¿Como las podemos usar?


En cada bolsa podemos observar una tabla de tiempos en función de la naturaleza del producto y del peso, pero sin duda la experiencia nos dará cual es tiempo justo a utilizar, en función de nuestro gustos. Es muy importante que usemos porciones lo más regulares posibles, de tamaños parecidos y que queden dispuestas en una sola capa.



Las podemos usar para preparar guarniciones de verduras de forma rápida, por ejemplo, una que suelo hacer con frecuencia para acompañar pescados, es el brécol o brócoli (una guarnición muy típica en la cocina portuguesa). Unos 180 gramos los hacemos en escasos 3 minutos, quedando al dente. 

También lo he usado para hacer salmón con soja o mostaza y verduras en juliana (puerro, zanahoria, cebolla,....), o esta misma semana un pollo con soja, que os detallo:

Pollo con salsa de soja:

Ingredientes:

  • 350 gramos de contramuslos de pollo, deshuesados y sin piel
  • Salsa de soja Heinz (a voluntad)
Se introducen los contramuslos enteros en la bolsa enteros y se añade un poco de salsa de soja Heinz (podéis utilizar cualquier otra pero la Heinz le da a este plato un puntito dulce que combina perfectamente con el pollo, además es un poco más densa). Se cierra la bolsa y la introducimos en el microondas. En 5:15 minutos, con el microondas en máxima potencia, tendremos listo el plato.





Una comida perfecta para llevar en un tupper o incluso para hacerla directamente en el trabajo.